Ataques de pánico y ataques de ansiedad: ¿cuál es la diferencia?

Ataques de pánico y ataques de ansiedad: ¿cuál es la diferencia?

Puede usar estos términos indistintamente, pero tienen significados ligeramente diferentes.

Mi corazón late más rápido, mis manos están temblando y todo mi cuerpo está caliente. Si alguna vez ha experimentado un aumento en la ansiedad, no es necesario que le informemos sobre su destructividad y miedo. Pero, ¿es esto un ataque de pánico o un ataque de ansiedad?

La gente suele hablar de los ataques de pánico y de los ataques de ansiedad como si fueran lo mismo. Aunque tienen varios síntomas en común, en realidad son afecciones diferentes con algunas diferencias notables.

En la mayoría de los casos, se reduce a la intensidad y duración del ataque. Estas son las formas de distinguirlos, así como las opciones de tratamiento y los recursos.

¿Son iguales los ataques de pánico y los ataques de ansiedad?

Todos nos preocupamos de vez en cuando. Sin embargo, los ataques de pánico y ansiedad son diferentes de los miedos normales. Se acompañan de síntomas emocionales y físicos que te dificultan seguir viviendo.

Los ataques de pánico parecen estar en todas partes. Se considera que son más intensos que los ataques de ansiedad y, por lo general, alcanzan su punto máximo y disminuyen en unos 10 minutos.

Los ataques de pánico se reconocen en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5). Según datos de la Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión (ADAA), están relacionados con el trastorno de pánico, que afecta al 2,7% de los adultos en Estados Unidos.

Por otro lado, el DSM-5 no reconoce oficialmente la ansiedad, por lo que la definición de lo que constituye ansiedad puede ser un poco vaga.

Los trastornos de ansiedad están relacionados con una serie de afecciones, que incluyen:

  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)
  • trauma
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Además, los desencadenantes específicos suelen estar relacionados con los trastornos de ansiedad, como:

  • Presión de trabajo
  • problemas familiares
  • conducir
  • Demasiada cafeina
  • Abstinencia de alcohol o drogas
  • Dolor crónico
  • fobia
  • Recordando el trauma del pasado

Aproximadamente el 3,1% de los adultos estadounidenses sufren de trastorno de ansiedad generalizada, y las mujeres tienen más probabilidades de ser diagnosticadas que los hombres.

Ataques de pánico y ataques de ansiedad: comparación de síntomas

Con tanta superposición, es difícil distinguir la diferencia entre un ataque de pánico y un ataque de ansiedad. Aquí hay una tabla que podría ayudar:

escribe síntoma Ataque de pánico ansiedad
Emocional Fácilmente asustado X
Miedo X X
Sentimiento de muerte X
Sentirse fuera de control X
Romper con el medio ambiente (realización) X
Separación de uno mismo (despersonalización) X
Siento que te estás volviendo “loco” X
irritabilidad X
Difícil de enfocar X
Inquietud X
Preocuparse X
físico Dolor en el pecho X X
Escalofríos X X
Mareo X X
fatiga X
Dolor de cabeza X X
Palpitos del corazon X X
Sofocos X X
Aumento de la frecuencia cardíaca X X
Boca seca X X
entumecimiento X X
sacudir X X
Dificultad para respirar X X
Transpiración X X
Garganta apretada X X
Transpiración X X
Náusea X X

¿Es uno “peor” que el otro?

La intensidad y duración de los ataques de pánico y los ataques de ansiedad son diferentes. Es imposible decir qué ataque es “peor” porque la experiencia de cada persona es diferente.

Los ataques de pánico pueden ser atemorizantes porque ocurren sin previo aviso o sin desencadenantes obvios. Estos síntomas pueden ser fuertes y destructivos, a menudo acompañados de un sentimiento de desconexión de la realidad.

Aunque su duración suele ser corta, es posible tener varios ataques de pánico seguidos, lo que puede alargar la experiencia de pánico.

La ansiedad es una respuesta a desencadenantes conocidos, lo que puede no sorprender a algunas personas. Los síntomas tienden a durar más que los ataques de pánico, generalmente durante horas o días. Los síntomas de ansiedad varían de leves a graves.

¿Qué tratamiento puede ayudar?

Dependiendo del tipo de síntomas que experimente durante un ataque de ansiedad o pánico, puede encontrar útiles diferentes métodos de atención.

Psicoterapia

La psicoterapia, también llamada terapia de conversación, puede ser una forma eficaz de identificar los desencadenantes de la ansiedad y aprender a manejarlos. Por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual (TCC) es una terapia popular que ayuda a las personas a controlar y reducir los síntomas relacionados con la ansiedad y el pánico.

Algunas otras formas de tratamiento que pueden ayudar incluyen:

  • Tratamiento de prevención de exposición y respuesta (ERP)
  • Terapia de aceptación y compromiso (ACT)
  • Terapia somática, como experiencia somática
  • Terapia psicodinámica centrada en el pánico
  • Desensibilización y pretratamiento del movimiento ocular (EMDR)

droga

Un médico o psiquiatra puede recetar medicamentos para los ataques de pánico o ansiedad recurrentes, que pueden tratarse solos o solos. La receta puede incluir:

  • Medicamentos contra la ansiedad
  • Antidepresivos
  • Benzodiazepinas

Vale la pena señalar que la FDA desaconseja el uso prolongado de benzodiazepinas porque son adictivas y pueden ser peligrosas cuando se usan en combinación con alcohol, drogas u otras drogas. Los síntomas de abstinencia también pueden poner en peligro la vida y el uso prolongado puede causar deterioro de la memoria.

Cambios en el estilo de vida

Un estilo de vida de alto estrés, ciertos alimentos y la falta de sueño pueden causar ataques de pánico o ansiedad más frecuentes e intensos. Para respaldar su tratamiento, considere incluir uno o más de los siguientes cambios en el estilo de vida:

  • Haga todo lo posible para controlar los factores estresantes
  • Bebe mucha agua
  • Establecer una red de apoyo
  • Haga ejercicio de forma regular y moderada
  • Trate de dormir al menos 8 horas cada noche.
  • Limitar sustancias como cafeína, nicotina y alcohol.
  • Consuma una dieta equilibrada y nutritiva
  • Practica meditación, mindfulness o yoga
  • Únase a un grupo que apoye a personas con trastornos de pánico o ansiedad

Cuidados personales para la ansiedad y los ataques de pánico.

Si actualmente está experimentando un ataque de pánico o un ataque de ansiedad, aquí hay algunos métodos de alivio populares.

Admitir ansiedad

El psicólogo Carl Jung dijo: “Lo que resistes persistirá”. Cuando la ansiedad aumenta de nuevo, en realidad ayuda a aceptar lo que está sucediendo. Considere la incomodidad de acercarse con curiosidad, ya sea un zumbido en la pierna, un golpe en el pecho o incluso un nudo en el estómago.

También puede ayudar a limitar esta exploración a una cantidad de tiempo manejable, como 10 segundos, para que no se sienta abrumado. A medida que explora, puede recordarse a sí mismo que estos sentimientos son temporales y pasarán.

Técnica de respiración

Cuando se pone en funcionamiento el sistema nervioso simpático (modo de lucha, huida o congelación), su respiración se volverá naturalmente menos profunda. Conectarse a la respiración es una de las formas más rápidas de activar el sistema nervioso parasimpático (modo “descansar y digerir”).

Encuentre un lugar cómodo para acostarse o adopte una posición cómoda para sentarse. Pruebe algunas de estas técnicas y repita tantas veces como sea necesario.

  • Caja de respiración. Inhale durante 4 segundos y manténgalo así durante 4 segundos. Exhala durante 4 segundos y mantén la posición durante 4 segundos. Repite 10 veces.
  • Respiración alternativa por las fosas nasales. Coloque su pulgar derecho en su fosa nasal derecha. Inhala y exhala por la fosa nasal izquierda. Repita 8 veces, luego cambie las fosas nasales.
  • 4-7-8 Respira. Coloque la punta de su lengua detrás de los dos dientes frontales. Cierre la boca e inhale 4 veces, sosténgala 7 veces y abra la boca para exhalar 8 veces.

Escuche música relajante

En algunos estudios, se ha demostrado que la canción “Weightless” de Marconi Union reduce la ansiedad. Esta es una canción original en YouTube y una versión de 10 horas para esos días tan difíciles.

La música que usted personalmente cree que calma a las personas puede tener el mismo efecto de reducir la ansiedad.

Ten un poco de té

Los estudios han demostrado que el té de manzanilla puede producir un leve efecto sedante a través de la apigenina, que es un antioxidante que se une a los receptores del cerebro. Otras hierbas conocidas por reducir la ansiedad incluyen:

  • Cohosh negro
  • Baya sagrada
  • Lavanda
  • Pasionaria
  • Azafrán

Tomando aceite de CBD

El cannabidiol (CBD) es un compuesto no psicoactivo que se encuentra en la planta de cannabis, lo que significa que no te “emocionará”. La investigación sobre el CBD está creciendo y mostrando resultados prometedores para una variedad de síntomas físicos y mentales, incluidos la ansiedad y el insomnio.

Si el aceite de CBD es legal en su área, puede trabajar con el “presupuestario” en su farmacia local para encontrar la dosis adecuada para usted. Puede considerar el uso de aceites que no contengan THC o que tengan una proporción más baja de THC a CBD, como 16: 1 u 8: 1.

Por supuesto, también es importante consultar a su médico antes de incorporar terapias alternativas en su cuidado diario, especialmente si está tomando otros medicamentos.

Puede encontrar todo lo que necesita saber sobre el CBD aquí.

Prueba la aromaterapia

Hay una razón por la que el spa es tan relajante. Los estudios han demostrado que inhalar aceites esenciales de lavanda y manzanilla puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad, especialmente cuando se combina con música relajante.

Otros aceites esenciales que puedes probar incluyen:

  • bergamota
  • sabio
  • Toronja
  • Ylang

Ponga unas gotas de una fragancia en su difusor, luego entre en un baño tibio y luego frótese las sienes para aliviar la ansiedad.

Los aceites esenciales se consideran naturales y seguros, pero son efectivos. Comprarlos de una marca de renombre es clave, evite aplicarlos directamente sobre la piel sin mezclarlos con aceites portadores (como el aceite de coco).

Aunque los estudios han demostrado que los aceites esenciales son beneficiosos para la salud, la FDA no supervisa ni regula la pureza o calidad de los aceites esenciales. Es importante hablar con su proveedor de atención médica antes de comenzar a usar aceites esenciales y asegurarse de investigar la calidad de los productos de marca. Antes de probar nuevos aceites esenciales, asegúrese de realizar una prueba de parche.

Próximo paso

Los ataques de pánico y los ataques de ansiedad son enfermedades tratables, que pueden incluir tratamientos, medicamentos, cambios en el estilo de vida y tratamientos caseros.

Ahora que conoce la diferencia entre un ataque de pánico y un ataque de ansiedad, comuníquese con su médico de atención primaria para analizar la mejor opción de tratamiento para usted.

También ayuda saber que no está solo. Aquí hay algunos artículos que exploran cómo se siente el trastorno de pánico y el trastorno de ansiedad:

  • Vivir con trastorno de pánico: cómo se siente
  • Vivir con ansiedad: alivio familiar
  • 10 cosas que un paciente con ansiedad debe hacer todos los días

No importa cómo se sienta ahora, sepa que estos sentimientos de pánico o ansiedad desaparecerán. Domina algunas herramientas y habilidades, podrás montar el viento y las olas.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 58 times, 1 visits today)