¿Cuáles son los usos de la metadona? ¿Se volverá adicto?

Todo sobre la adicción a la metadona

Vivir con la adicción a la metadona puede ser una experiencia aislada. Con tanto estigma en torno a este tema, puede resultar difícil saber a quién acudir.

Vial de metadonaCompartir en PinterestTashatuvango / Getty Images

Lo primero que hay que saber es que hay esperanza. Con apoyo profesional y un plan de tratamiento específico, la rehabilitación del trastorno por consumo de metadona está al alcance.

De hecho, ya estás en camino. Leer sobre este tema y esperar ayuda es su primer paso en este viaje de sanación.

¿Qué es la metadona?

La metadona es un opioide sintético.

Los opioides son sustancias semisintéticas o sintéticas naturales que se adhieren a los receptores de opioides en su cerebro para producir una experiencia de alivio del dolor.

La metadona se vende bajo las siguientes marcas:

  • Doprofeno
  • Metadosis
  • Disquete de metadona
  • Clorhidrato de metadona

La metadona se usa para el dolor de moderado a intenso, generalmente para enfermedades avanzadas o crónicas, como el cáncer.

La metadona también se prescribe a menudo como método de recuperación para el tratamiento de los trastornos por consumo de opioides.

Específicamente, la metadona puede ayudar a tratar los síntomas de abstinencia y los síntomas de abstinencia a corto plazo. Si se toma durante un tiempo prolongado, la metadona puede reducir los antojos de opioides, la sobredosis y el fracaso de los planes de tratamiento.

¿Qué hace la metadona y por qué se usa para tratar el trastorno por consumo de opioides?

La metadona es un agonista opioide total. Se adhiere a los receptores mu-opioides en el cerebro (como otros opioides), pero no produce tanta euforia.

Por esta razón, los médicos creen que es más seguro tratar los trastornos por consumo de opioides.

Deseo de estabilidad

Si se está recuperando de un trastorno por consumo de opioides, la metadona puede ayudarlo a reducir gradualmente la sustancia. La dosis de mantenimiento puede ayudar a reducir la necesidad física de las sustancias a las que está acostumbrado sin causar dependencia psicológica o física.

Larga vida media

Otra razón por la que se usa la metadona en el tratamiento de manejo médico es que su vida media es muy larga, de 7 a 65 horas. Esto significa que no tiene que tomarlo con tanta frecuencia como otros medicamentos.

“A diferencia de los opioides de acción corta como la heroína, la oxicodona o la morfina, las propiedades de acción prolongada de la metadona le permiten permanecer en el cerebro y el cuerpo durante varios días”, dijo Robert White, fundador de Austin Any Length Retreat Holistic Medicine and Alcohol. Centro de tratamiento, Texas.

Habilidad para funcionar

Es posible que la metadona no cause coma como otras drogas, ni interferirá con la capacidad de participar en actividades sociales o recreativas.

Abuso de metadona

La metadona debe tomarse estrictamente de acuerdo con las pautas médicas. De acuerdo con la ley, solo se le puede proporcionar en un plan de tratamiento certificado por SAMHSA.

En el ámbito médico, el uso de metadona está muy supervisado. Cuando se toma según lo prescrito, se considera un tratamiento seguro y eficaz.

Si no se siguen las pautas, puede producir los mismos efectos calmantes o placenteros que otros opioides, allanando el camino para el abuso.

“Aunque la metadona puede tratar la adicción, también puede ser adictiva por sí misma porque tiene las mismas vías de adicción que otros opioides”, dijo el Dr. Monty Ghosh, médico especializado en adicciones en Alberta, Canadá.

“Cuando empezamos a hacer que las personas dejen de utilizar la metadona, es posible que empiecen a desear los opioides nuevamente y muestren síntomas de abstinencia”, dijo.

Sin embargo, esta no es la regla. El uso adecuado y supervisado de metadona puede ayudar a tratar los trastornos por uso de sustancias sin causar ningún daño.

¿Qué es la adicción?

La apariencia de la adicción es diferente para todos. Se refiere a la dependencia emocional y conductual de una determinada sustancia.

Esto es diferente de la dependencia química, que describe las necesidades de su cuerpo de una determinada sustancia.

El término médicamente exacto es trastorno por uso de sustancias.

En los Estados Unidos, casi 2 millones de personas padecen síntomas de trastornos por uso de sustancias relacionados con los analgésicos recetados, incluidos los opioides como la metadona.

La quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) establece los criterios para determinar si alguien tiene la enfermedad. DSM-5 es un manual de referencia utilizado por la mayoría de los profesionales de la salud mental para proporcionar un diagnóstico preciso.

El folleto enumera 11 síntomas de los trastornos por uso de sustancias:

  • Deseo de algo
  • Consumo en situaciones que puedan poner en peligro su seguridad o la de otros, como mientras conduce
  • Continuar consumiéndolo, incluso si causa un conflicto de relación.
  • Incluso si tiene problemas de salud mental o física, siga usándolo
  • Siente la necesidad de consumir la sustancia a diario o varias veces al día.
  • Renunciar a actividades sociales o pasatiempos debido al consumo de sustancias.
  • Pensar repetidamente en dejar de fumar pero no poder hacerlo
  • Incapacidad para cumplir con las obligaciones del trabajo, el hogar o la escuela debido al uso de sustancias
  • Necesidad de aumentar la cantidad de sustancia para producir el mismo efecto.
  • Dedique mucho tiempo a buscar, usar o recuperarse de la sustancia.
  • Síntomas de abstinencia cuando deja de tomar la sustancia.

Causas del trastorno por consumo de metadona

Los trastornos por uso de sustancias son complejos y existen muchas razones para su aparición. A veces, una combinación de algunos de estos factores puede causarlo:

  • Genética
  • Condiciones de salud mental preexistentes
  • Experiencia infantil traumática
  • Uso previo de sustancias
  • Abuso de drogas

Especialmente en el caso de la metadona, el abuso de drogas puede producir efectos eufóricos similares a los de la heroína o la morfina.

Además, los síntomas de abstinencia pueden ser graves. Como cualquier medicamento, cuanto más use, más necesita para sentir el mismo efecto.

Sin embargo, cuando la prescripción se prescribe de forma rutinaria y la dosis se reduce adecuadamente, estos resultados se reducirán significativamente.

Otros signos de trastorno por consumo de metadona

La adicción y la dependencia existen en un rango, de leve a grave.

Algunos síntomas del trastorno por consumo de metadona pueden manifestarse en diferentes aspectos de su vida. Estos son algunos signos comunes:

Signos de emoción

  • Cambios repentinos de humor
  • Irritabilidad y arrebato de ira
  • Síntomas de ansiedad
  • Sintomas depresivos

Signos de comportamiento

  • Concéntrese en obtener metadona
  • Dificultad para concentrarse en el trabajo o la escuela.
  • Ocultar cuánto le quitó a sus seres queridos
  • Inyectarse, inhalar o fumar metadona
  • Tomando dosis más altas o con más frecuencia de lo esperado
  • Dosis almacenada
  • Visite a varios médicos para obtener recetas
  • Manténgase alejado de los familiares

Signos físicos

  • estreñir
  • Boca seca
  • Frecuencia respiratoria reducida
  • Período irregular
  • Insomnio o dificultad para conciliar el sueño.
  • Náusea
  • Insensible
  • Disfunción sexual
  • Frecuencia cardíaca más lenta
  • lento
  • Transpiración
  • debilidad
  • perder peso
  • Problemas de la vista

Señales de sobredosis de metadona y qué hacer en caso de emergencia

La sobredosis de metadona es una emergencia médica y puede poner en peligro la vida.

Los signos de sobredosis incluyen:

  • Paro cardiaco
  • Piel mojada
  • coma
  • contracción nerviosa
  • somnolencia
  • Somnolencia extrema
  • Presión arterial baja
  • Frecuencia cardíaca más baja
  • Constricción de la pupila
  • Convulsiones
  • Respiración lenta
  • Calambres en el estómago

Si ve a alguien que no responde o está inconsciente, puede ayudarlo con el consentimiento implícito a través de las leyes del buen samaritano.

Se recomienda encarecidamente llamar al 911 y permanecer con ellos hasta que llegue la ayuda médica.

Dígale al cuidador lo que presenció. Si sospechan una sobredosis, su informe puede ayudarlos a elegir un tratamiento adecuado, como naloxona, que es un fármaco que salva vidas en estos casos.

Síntomas de abstinencia

Después de tomar metadona de acuerdo con las pautas médicas, los síntomas de abstinencia son más fáciles de controlar. Sin embargo, la metadona es un opioide.

Si deja de tomar este medicamento en algún momento, puede experimentar algún grado de síntomas de abstinencia.

Un profesional de la salud trabajará con usted para determinar su “dosis de mantenimiento”, que es la cantidad de medicamento que previene los síntomas graves sin causar más dependencia.

Las personas generalmente necesitan tomar metadona durante al menos 12 meses, pero algunas personas pueden necesitar extender el período de mantenimiento. Está diseñado para un uso prolongado, por lo que puede tener una disminución lenta.

Todos tenemos diferentes experiencias con los síntomas de abstinencia. Algunos pueden incluir:

  • Diarrea
  • Síntomas parecidos a la gripe
  • Insomnio
  • Transpiración
  • Vómito

Los síntomas de abstinencia más graves suelen desaparecer en 2 semanas, pero algunas personas pueden experimentar algunos efectos secundarios persistentes unos meses después de la última medicación. Si esto sucede, su equipo médico puede ralentizar la tasa de reducción.

Es importante que su equipo de salud comprenda cómo se siente para que puedan ajustar la dosis si es necesario.

Cómo tratar el trastorno por consumo de metadona

No importa cómo se sienta ahora, sepa que la recuperación es posible. Existen múltiples opciones de tratamiento para ayudarlo.

Hospitalización

En un entorno seguro y protegido, la hospitalización puede resolver su dependencia física de la metadona y cualquier factor subyacente relacionado con su uso, como depresión, ansiedad u otros síntomas.

Puede resultarle útil utilizar el catálogo de planes de tratamiento de opioides de SAMHSA para ver las opciones en su estado.

Terapia farmacológica adyuvante

Es posible que desee discutir con su médico si continuar con la metadona es adecuado para su situación. Es posible que quieran ajustar su dosis o cambiar los medicamentos.

La buprenorfina es un agonista opioide parcial. Es 30 veces más potente que la morfina, pero también puede ser eficaz si se usa correctamente. Al igual que la metadona, también se distribuye en el plan de tratamiento de opioides certificado por SAMHSA.

El buscador de tratamientos de SAMSHA puede ayudarlo a encontrar opciones cercanas.

Psicoterapia

Un profesional de salud mental bien capacitado puede ayudarlo a determinar sus puntos de vista sobre el uso de sustancias y ayudarlo a desarrollar habilidades de afrontamiento para hacer frente a los síntomas y recuperarse.

Si es posible, busque un terapeuta que esté familiarizado con los trastornos por uso de sustancias y las adicciones.

Algunos tratamientos efectivos incluyen:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC)
  • Terapia de aceptación y compromiso (ACT)
  • Terapia de comportamiento dialéctico (DBT)

Grupos de apoyo

La terapia de grupo y las reuniones de apoyo pueden ayudar. Estarás rodeado de personas que tienen experiencias similares a las tuyas.

Para algunas personas, las conferencias anónimas sobre narcóticos pueden ser un recurso útil.

educar

Puede resultarle útil informarse sobre el tema del trastorno por consumo de opioides y escuchar las experiencias de recuperación de otras personas.

“Me gusta ‘Dopey Podcasts’. Si el objetivo es encontrar a otras personas que hayan experimentado su experiencia, este es el lugar”, dijo Haynes.

“Esta es una comunidad de personas que están usando, han usado y que están en el medio”, explicó. “Abordaron el tema con humor, sabiduría y profunda simpatía”.

“Sobrevivir a los opioides: más allá de la epidemia” es otro podcast popular.

Revisemos

Cuando se usa de acuerdo con las pautas médicas, la metadona es el estándar de oro para el tratamiento de mantenimiento de los trastornos por uso de opioides. Sin embargo, en casos raros, algunas personas también pueden sufrir un trastorno por consumo específico de metadona.

Si este es tu caso, entonces no estás solo. Hay opciones para la recuperación y esta condición se puede tratar.

El primer paso es pedir ayuda. A partir de ahí, una vez al día. Puedes hacerlo.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 1 times, 1 visits today)