Abstinencia de oxicodona: síntomas, duración, etc.

Todo sobre la abstinencia de oxicodona

Dejar o reducir repentinamente la oxicodona puede causar síntomas de abstinencia, pero hay formas de controlarlos.

La abstinencia de oxicodona se caracteriza por la interrupción repentina o la reducción de síntomas desagradables graves causados ​​por el uso de oxicodona después de un uso intensivo o prolongado.

La abstinencia puede variar de persona a persona. Los síntomas que experimente pueden depender de muchos factores, desde el momento en que toma el medicamento hasta la dosis diaria y la frecuencia.

Si ha estado tomando oxicodona y está considerando reducirla o dejar de tomarla, comprender la sensación de abstinencia puede ayudarlo a controlar sus síntomas cuando aparezcan.

¿Qué es la oxicodona?

La oxicodona es el ingrediente activo de muchos analgésicos opioides, incluidos OxyContin, Percocet y Percodan.

Los opioides reducen nuestra percepción del dolor al actuar sobre los receptores opioides en la médula espinal y el cerebro.

Estos medicamentos generalmente se usan para tratar el dolor agudo (a corto plazo) o crónico (a largo plazo) de moderado a severo. El uso prolongado de oxicodona puede provocar dependencia física del fármaco.

En 2016, aproximadamente 11,5 millones de estadounidenses (12 años o más) abusaron de los analgésicos opioides. De estos, 1.8 millones de personas sufrían trastornos por uso de sustancias debido a los analgésicos recetados.

¿Qué es la abstinencia de oxicodona?

La oxicodona es segura de usar a corto plazo, pero después de un uso prolongado, su cuerpo puede volverse tolerante y requerir dosis más altas para aliviar el dolor.

Cuanto más tiempo tome el medicamento, más dependerá su cuerpo de él. Por lo tanto, cuando deje de tomarlo o disminuya la dosis demasiado rápido, su cuerpo puede reaccionar y usted puede enfermarse.

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) desaconseja suspender o reducir repentinamente la dosis de opioides (incluida la oxicodona), ya que esto puede causar síntomas graves de abstinencia, angustia emocional, dolor incontrolado y autolesión.

Si toma un agonista parcial opioide (buprenorfina) o un antagonista (naloxona o naltrexona) mientras toma oxicodona, también puede causar síntomas de abstinencia.

Si está tomando uno de estos medicamentos, considere discutir las posibles interacciones con el profesional de la salud que le recetó el medicamento.

¿Cómo afecta la oxicodona al cuerpo?

La oxicodona actúa uniéndose a los receptores opioides del cerebro. A su vez, esto reduce su percepción del dolor y crea una sensación de relajación o euforia al cambiar el nivel del neurotransmisor dopamina.

Dado que la oxicodona es más eficaz que su neurotransmisor natural, su experiencia será más intensa.

Además, cuando toma cada pastilla, su cerebro liberará una sensación positiva de fortalecimiento, lo que hará que desee volver a tomarla.

Para algunas personas, esto puede conducir a las etapas iniciales del abuso de drogas, lo que puede conducir a trastornos por uso de drogas o adicción con el tiempo.

La oxicodona también puede provocar otros cambios corporales. puede:

  • Disminuya la velocidad de su respiración y su frecuencia cardíaca.
  • Bajar la temperatura corporal y la presión arterial.

Cuando se toman en dosis altas, estos efectos pueden ser peligrosos o incluso fatales.

Con el tiempo, el cerebro se acostumbrará a la presencia continua de oxicodona y no funcionará correctamente sin ella. Si deja de tomarlo, es posible que su cerebro deba aprender a reequilibrarse sin oxicodona, lo que puede llevar varias semanas.

Al mismo tiempo, puede sentir una fuerte caída en el nivel de dopamina liberada. Esto puede provocar síntomas físicos y emocionales dolorosos.

¿Cuáles son los síntomas de la abstinencia de oxicodona?

Los síntomas de abstinencia de oxicodona a menudo se comparan con síntomas similares a los de la gripe, pero suelen ser mucho más graves.

Los síntomas agudos de la abstinencia de oxicodona incluyen:

  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor corporal
  • Transpiración
  • Dolor de cabeza
  • Nariz que moquea
  • Temblor (se siente como “saltar” fuera de la piel)
  • Dolor muscular y óseo.
  • Calambres en el estómago
  • Náusea
  • Vómitos o diarrea
  • Alta presión sanguínea
  • Arritmia
  • Pensamientos suicidas

Los síntomas psicológicos de la abstinencia pueden durar años o incluso más. Pero, por lo general, estos síntomas disminuirán con el tiempo.

Los síntomas psicológicos comunes incluyen:

  • Frustrado
  • ansiedad
  • irritabilidad
  • agitación
  • Insomnio
  • Cambios de humor
  • Inatención
  • “Niebla” psicológica

En la mayoría de los casos, la abstinencia de oxicodona no es fatal, pero pueden ocurrir complicaciones como delirio, alucinaciones y convulsiones. La vigilancia estrecha puede ayudar a controlar o prevenir estas complicaciones.

¿Cuánto dura el retiro?

El tiempo de abstinencia de la oxicodona varía de una persona a otra. Puede basarse en la dosis que toma, cuánto tiempo se ha usado la sustancia y el tiempo entre dosis.

Otros factores pueden incluir sexo, peso, salud mental e historial médico, y cómo se toma la sustancia, por ejemplo, oral, nasal, inyectable o mezclada con otras sustancias.

La formulación de liberación inmediata de oxicodona puede hacer que los síntomas de abstinencia comiencen dentro de las primeras 8 a 24 horas después de la última dosis. Los síntomas agudos pueden alcanzar un pico alrededor de las 72 horas y luego disminuir gradualmente, durando hasta 10 días. Los síntomas psicológicos pueden durar varios años o más.

Tiempo de espera:

  • Día 1-2: comienzan los síntomas agudos
  • Días 3-5: los síntomas agudos persisten y pueden alcanzar un pico en aproximadamente 72 horas
  • Día 6-7: Los síntomas físicos comienzan a disminuir, pero los síntomas psicológicos pueden aumentar.
  • Más de 8 días: los síntomas físicos más graves deberían haber pasado; los síntomas psicológicos pueden persistir

¿Cómo se diagnostica la abstinencia?

Cuando una persona experimenta cualquiera de las siguientes afecciones, un profesional de la salud diagnosticará el síndrome de abstinencia de opioides:

  • Detenga o reduzca la oxicodona después de un uso intensivo o prolongado
  • Tomar un antagonista opioide después de tomar oxicodona por un período de tiempo.

Para ser diagnosticado con síndrome de abstinencia de opioides, debe cumplir con tres o más de los siguientes criterios en la Escala de abstinencia subjetiva de opioides (SOWS):

  • disgustado
  • Náuseas o vómitos
  • Insomnio
  • Dolor muscular
  • Conductos lagrimales o secreción nasal
  • Pupilas dilatadas, sudoración o vello corporal erguido (pelo erizado)
  • Diarrea
  • bostezo
  • fiebre

¿Existen medicamentos para la abstinencia de oxicodona?

Los medicamentos aprobados por la FDA para la abstinencia de oxicodona incluyen:

  • Metadona (agonista del receptor μ-opioide)
  • Buprenorfina (agonista del receptor μ-opioide y antagonista del receptor κ-opioide)

La metadona se puede administrar en entornos de tratamiento para pacientes hospitalizados o ambulatorios, mientras que la buprenorfina (un agonista parcial) se puede administrar a pacientes hospitalizados y recetada por médicos que hayan completado cursos de formación profesional fuera del entorno de tratamiento.

Si toma una dosis demasiado alta de buprenorfina, puede causar síntomas de abstinencia. La dosis es demasiado cercana a la última dosis de oxicodona. Por lo tanto, debe usarse de 12 a 18 horas después de la última dosis de oxicodona.

En 2018, la FDA aprobó el clorhidrato de lofexidina, el primer fármaco no opioide que se usa para tratar el síndrome de abstinencia de opioides. Actúa uniéndose a los receptores de las neuronas adrenérgicas. Esto reduce la liberación de norepinefrina y tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso.

El clorhidrato de lofexidina es similar al fármaco de abstinencia de opioides más comúnmente utilizado: la clonidina.

En comparación con la metadona y la buprenorfina, el clorhidrato de lofexidina es igualmente eficaz para controlar los síntomas de abstinencia. Sin embargo, a diferencia de la metadona y la buprenorfina, no puede tratar los síntomas centrales del trastorno por consumo de opioides. Puede usarse hasta por 14 días.

Se pueden tomar otros medicamentos para síntomas específicos:

  • Loperamida (Diamode o Imodium AD) para la diarrea
  • Prometazina (Phenergan) para las náuseas / vómitos
  • Ibuprofeno (Advil o Motrin) para el dolor muscular
  • La clonidina (Catapres) reduce la presión arterial

¿Existen otros tratamientos para la abstinencia de oxicodona?

Además de la medicación, la abstinencia de oxicodona también se puede tratar con terapia conductual y asesoramiento.

La abstinencia de oxicodona puede ser un desafío, por lo que puede ser útil hacerlo con el apoyo de su entorno, ya sea de un consejero o terapeuta capacitado, o de una red de apoyo de familiares y amigos.

Si toma oxicodona durante un tiempo prolongado y desea suspender o reducir su dosis, considere hablar de esto con su profesional de la salud o con su profesional de la salud mental antes de tomar este paso usted mismo.

Es posible que puedan ayudarlo a desarrollar un plan para reducir gradualmente su dosis de oxicodona de manera lenta y segura.

Reducir lenta y gradualmente puede ayudarlo a reducir los síntomas de abstinencia y reducir sus antojos.

La abstinencia puede ocurrir alrededor de familiares y amigos en el hogar, o puede ocurrir en un centro de tratamiento. Si sus síntomas son graves, es posible que deba ir al hospital.

También se pueden proporcionar diferentes niveles de tratamiento según sus necesidades. Estos pueden incluir tratamiento para pacientes hospitalizados y ambulatorios. Su profesional de la salud o de la salud mental lo ayudará a determinar qué método es mejor para usted según sus síntomas y su historial de medicación.

Los grupos de apoyo para la rehabilitación, como Narcóticos Anónimos, también pueden resultar útiles. Pero tenga en cuenta que el programa de 12 pasos puede no ser adecuado para todos.

Próximo paso

Si usted o un ser querido está experimentando abstinencia de oxicodona, no está solo. Si es necesario, póngase en contacto con un profesional sanitario de confianza que pueda orientarle sobre el tratamiento adecuado.

Si decide dejar de tomar oxicodona en casa, manténgase lo más cómodo posible y asegúrese de mantenerse hidratado con muchos líquidos y bebidas electrolíticas. Las vitaminas, especialmente la B y C, pueden ayudarlo a recuperarse del estrés que experimenta su cuerpo durante la abstinencia.

Si es posible, pida a familiares o amigos que se mantengan en contacto con usted y verifiquen su situación.

Hay muchos recursos y grupos de apoyo que pueden ayudar. El American Addiction Center ofrece algunos consejos y trucos para ayudarlo a completar el proceso de retiro. También puede animarse leyendo las historias de personas que solían estar en el presente.

Si desea obtener más información sobre la abstinencia de oxicodona o encontrar un proveedor de tratamiento, consulte los siguientes recursos:

  • Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades
  • Asociación Estadounidense para el Manejo de las Adicciones
  • Instituto Nacional de Abuso de Drogas

También puede consultar nuestra página sobre cómo encontrar un terapeuta y apoyo para la salud mental.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 10 times, 1 visits today)